sábado, 9 de enero de 2021

LOS LÍMITES DE LA LIBERTAD Y LA UTOPÍA


 

Una comedia con un planteamiento de fondo serio. Un hecho real, que retrata muy bien la generación contra-cultural de los años 60/70 del siglo pasado. Una generación de jóvenes urbanos universitarios insatisfechos con sus expectativas rutinarias y conformistas de clases medias. Quieren otra cosa, libertad y aventura y construirse y ayudar a construir un mundo mejor.
Libertad y Utopía, los dos grandes mitos de la modernidad plena y cuyo epítome es el derecho a la felicidad. La mayoría de los jóvenes sin compromiso político directo, al contrario, críticos del Sistema, de las Ideologías, de la Política y los políticos.
Muchos intentaron vivir su vida a su manera y crear su propio mundo.
De esto trata la película, un hecho real, de un joven ingeniero que intentó crear una isla-estado, autónomo e independiente. Lo intenta pero como es obvio, fracasa, frente al principio de realidad y de los sistemas dominantes, que terminan definiendo y limitando, libertad y utopía y esta es la gran lección y contradicción fundamental de la modernidad. Crea demasiadas expectativas frente a las posibilidades reales para la mayoría, de lograrlas.
El ejemplo fue el Movimiento Hippie, rebeldes y contestatarios, los que no naufragaron en las drogas terminaron Yuppie, empleados y domesticados como la mayoría de los seres humanos, que con la edad y como seres sociales aprenden la dura y a veces traumática lección que la felicidad no es permanente ni es suficiente el bienestar para lograrla y que la libertad implica responsabilidades de lo contrario se pierde totalmente y la U-topía termina siendo lo que la palabra significa "lugar de ninguna parte".



jueves, 24 de diciembre de 2020

Partidos, política y elecciones

 

Solo nos referiremos a la actual coyuntura de este naciente siglo 21. El universo-partidista formado por la dirigencia, activistas, militantes, simpatizantes, cooperantes, financistas incluidos, "clientela o beneficiarios”,etc… con que cuentan los partidos del régimen y de las oposiciones y usando las "cifras" del 6D y de la C.P en TOTAL no llegan al 50% (20/25% gobierno; 25/30% opositores). Todo es aproximado y sin rigurosidad estadística, interpreto lo último acontecido en materia electoral. Mi primera conclusión es una SOCIEDAD escéptica, desesperanzada, desmovilizada, ocupada en "sobrevivir" y en "espera". En este espectro caótico, de partidos, grupos,se identifican o destacan el PSUV/AD/PJ/VP/UNT/V.V. En las encuestas, no pasan entre todos del 20% de identificación ciudadana, pero en tiempos-electorales pueden movilizar e incentivar al voto, como acaba de ocurrir, hasta un 50% de electores (el tope sería 10 millones de personas en un padrón electoral, de casi 21 millones). UNIDA la oposición, en cualquier escenario, como se demostró en el 2015, GANA; en función a todo lo anterior, la estrategia opositora es simple, concentrarse en la UNIDAD Y ELECCIONES LIBRES y aprovechar al máximo el apoyo internacional democrático. Olvidarse de "invasiones y golpes de estado" no porque no puedan ocurrir, sino porque ambos escenarios no dependen de nosotros y se preparan, si se dan, en secreto y en grupos muy reducidos. Es lo que ocurrió en el golpe de 1945, igual en 1958. El escenario electoral del 2021 (alcaldías y gobernaciones) 2022 (revocatorio presidencial) Y 2023 (elección presidencial). El primer interrogante es: ¿Se está dispuesto a plantearle esto a la población? Luce difícil que la mayoría acepte, "esperar" tres años más en "crisis humanitaria". El segundo interrogante, relacionado con el primero es: ¿Forzar una elección libre y única en el 2021? Seguramente tendría apoyo mayoritario; pero sobre ambos puntos, es clave consultar al apoyo internacional democrático y a las llamadas grandes potencias. Es decir a la ONU (Consejo de Seguridad), OEA (Latinoamérica), (Comunidad Europea). Despejados ambos interrogantes, proceder a una estrategia nacional UNITARIA Y COHERENTE, de tipo electoral dicotómica: DEMOCRACIA O DICTADURA evitando las estériles polémicas ideológicas y de liderazgos. En este escenario, todos son útiles y necesarios, inclusive el chavismo disidente y el "adversario ideológico y político”. Después hay que CENTRARSE en la GENTE, sus dificultades reales y del día a día, pero además "educar y orientar" en el sentido que la población entienda y asuma que el régimen no puede resolver los problemas de fondo, porque es el propio causante con sus políticas imitadas del castro-comunismo. No somos otra Cuba, e insistir que el futuro y la solución política depende de nosotros mismos. SUJETOS Y NO OBJETOS DE LA HISTORIA NI COLONIA DE NADIE. Un País libre y democrático y prospero y de oportunidades sobre la base de la Educación, el Talento, el Esfuerzo, el Merito, y la Honradez.


Necesitamos un Ethos Político Nacional de paradigmas y valores civilizatorios soportados en modelos económicos sustentables, una cultura y políticas ambientales y garantía plena de vigencia real de los DERECHOS HUMANOS; las diferencias son necesarias pero la única política útil es la del BIEN-COMÚN o interés-general y ejecutada sobre y a partir del equilibrio de intereses y del poder. No otra cosa es la Democracia Moderna.


Ángel Lombardi

sábado, 19 de diciembre de 2020

Navidad en Maracaibo

 

Diciembre es un mes “especial". En el universo cristiano, de manera total, y todos saben el porqué. En las tradiciones paganas pre-cristianas y en las regiones y países del hemisferio norte, con sus 4 estaciones, igualmente. Terminaba un ciclo y se anunciaba otro. En nuestro trópico es lo religioso y la fiesta entremezclados. Pero igualmente lleno de nostalgias y sentimientos. De "balances" y propósitos nuevos o renovados. El tiempo existencial personal es el tiempo-real. Somos tiempo, tiempo que se acaba y sigue inexorable.

Nuestro tiempo y el de nuestros contemporáneos (yo y mis circunstancias) nos marcan En diciembre "termina el año”, lleno de símbolos y ritualidades. Familia y amigos se convocan en diversas liturgias llenas de simbolismos y tradiciones. Para la mayoría es la "mejor" época del año. A pocos deja indiferentes. La alegría y la tristeza se mezclan. Unos se llenan de melancolía, por los dolores del año o por estar en la edad cenital. Pero la fuerza dominante es la vida siempre hacia adelante. Es la promesa del pesebre, es la expectativa de novedad.

Enero está cerca, y las incertidumbres se multiplican y más en tiempos de pandemia y en un país tan maltratado y desarreglado como el nuestro. La Navidad en Maracaibo tiene sus particularidades.

Nuestra NAVIDAD y fiestas navideñas y sus símbolos, están marcados por la "bajada y subida" de nuestra Patrona la VIRGEN DE CHIQUINQUIRÁ. Si no es oficial, muchos lo asumimos. En mi hogar se "pone" el pesebre y todo lo demás. La "Gaita" marca la atmósfera general, y un tema importante es el "qué vamos a preparar y hacer este año". Un respiro vital, como un encuentro y reencuentro con nosotros mismos, con nuestra familia"grande", con los demás, con la propia ciudad, aunque muy maltratada, se hace presente. Con sus modestas galas y orgullosa de sus tradiciones. Desde nuestra ciudad-venezolana, miramos al mundo, igualmente. Con confianza y optimismo, quizás el recurso psicológico y espiritual más importante en cualquier tiempo y época y particularmente en este 2021, que invita y desafía. Con pandemia, crisis humanitaria en nuestro país y un régimen que nos sigue negando libertad y democracia. La Historia es una temporalidad-en-proceso, generalmente imprevisible y llena de imponderables. La "aventura humana" de la cual formamos parte y nos toca darle.

Identidad-Sentido y Valor es el ethos que nos obliga a la convivencia, la solidaridad y como ideal supremo a la fraternidad predicada y vivida por el niño por nacer en el pesebre FELIZ NAVIDAD y particularmente a la diáspora venezolana. Que el 2021 sea propicio para la libertad.

sábado, 12 de diciembre de 2020

Infección (2019)

 


 

Esta película es una gran metáfora de la Venezuela en revolución-involución, 20 años de padecimientos y aprendizajes. La infección es básicamente endógena, como sus personajes, expresión de una sociedad enferma y cómplice y hoy en dolorosa expiación. Si la causa está aquí, el remedio también. En la película hay una frase "programática" en sentido psicológico, sociológico y cultural: "en las crisis lo peor de cada individuo y de toda la sociedad, emerge y se manifiesta", nadie se salva, en cada familia, en todo el país, las fronteras cerradas, el miedo y el horror prevalecen. La violencia y la anomia (destrucción del tejido social) se imponen. El caos, la historia y los personajes son apenas un pretexto y una ocasión para hacernos la "realidad-desagradable", pura tragedia y aparentemente sin escapatoria.
La realidad-real la percibimos porque la padecemos en la voz de Maduro y el colapso de los servicios. Se va la luz, no hay internet, sin gasolina, las carreteras son peligrosas. El peligro nos rodea, la deshumanización nos corroe y destruye todo sentimiento moral. Matas o te matas, etc...
La película abunda en estas escenas de "miedo" (me remitió al expresionismo alemán) pero el final es venezolano, todo se va a resolver y bien. Comparto el final y el problema (el virus) lo vamos a controlar, pero las cicatrices psíquicas y espirituales que van a quedar creo que nos acompañarán por mucho tiempo. El dolor provocado es incalculable y la redención, personal y colectiva, es un proceso largo y complejo. Ojalá aprendamos de esta traumática experiencia, provocada, auto-infligida, por nosotros mismos.