jueves, 18 de octubre de 2018

Tres mujeres



 
La literatura tempranamente creo 3 mujeres modernas arquetípicas: MADAME BOVARY(1856) de Gustave Flaubert; ANA KARENINA(1877) de Leon Tolstoy, y en 1928 EL AMANTE DE LADY CHATTERLAY de D.H.Lawrence. De las 3 novelas existen versiones cinematográficas y los 3 libros fueron motivo de escándalo y prohibiciones en la época de su publicación. No podía ser de otra manera cuando el arte o las ideas se anticipan, todas las sociedades son conservadoras. Las 3 mujeres son mujeres emancipadas y de fuerte personalidad,que asumen un destino trágico desde sus emociones e independencia,en sociedades machistas y patriarcales esto era intolerable. Siendo personajes profundamente femeninas,exaltadoras de su sexualidad,independencia y libertad, al mismo tiempo imponen con su fuerte temperamento y personalidad "viril",sus parejas y demás personajes masculinos, en estas novelas tienden a ser irresolutos y débiles como en el imaginario colectivo de la época se asumían a las mujeres. Las 3 heroínas anticipan a la mujer moderna de las sociedades urbanas evolucionadas y quizás ello explique su vigencia y millones de lectores. Otro aspecto a resaltar en las 3 obras es la critica a sus respectivas sociedades: la Francia de la aristocracia decadente y la burguesía con su mediocridad mercantil y vidas adocenadas. Igualmente se critica la sociedad rusa de los zares con su aristocracia arrogante y parásita y la Inglaterra victoriana,de moral puritana e hipócrita e industrialismo voraz y destructor. Vale la pena leerlas, las 3 novelas son una provocación o mejor una invitación a superar nuestros pre-juicios, llenos de complejos,temores, miedos, cobardías y culpas y entender que la libertad es un desafió existencial que nos permite crecer como humanos y en humanidad.

lunes, 15 de octubre de 2018

Murió la verdad


https://historia-arte.com/obras/la-persistencia-de-la-memoria

 

Un drama de graves e impredecibles consecuencias para la humanidad es la relativización de la realidad, el hecho pasa a ser interpretado y se absolutiza el "punto de vista". No solo el individuo piensa que siempre tiene razón y que su opinión no necesita demostración sino que ademas pretende imponerla al publicarla gracias a las nuevas tecnologías, por ejemplo Twitter. Toda esta relativización se potencia con la llamada post-modernidad en donde no es necesario demostrar nada, sino solo creer. La post-verdad es la consecuencia lógica, la credulidad de la propaganda o lo que piensa la mayoría. El poder, usualmente una máscara y un teatro, el gobierno no democrático y la política populista terminan sustituyendo la realidad por una fantasía interesada y altamente manipuladora. El lenguaje desaparece como vehículo de la verdad y es sustituido por la palabra vacía y hueca. En todos los campos sucede lo mismo, todo se convierte en una abstracción de libros de auto-ayuda. Pienso y digo lo que me conviene y convenga, desaparece la responsabilidad personal y por consiguiente la libertad que no es otra cosa que mis obligaciones frente a los demás. Mi felicidad no puede significar la infelicidad del otro. Utilitarismo y pragmatismo dominan, principios y valores son sacrificados. Los hechos son los hechos y la verdad es la verdad, no la que me conviene o deseo.

12 de Octubre


12 de Octubre, día de la raza, día de la hispanidad, día del descubrimiento, día del encuentro, día de la resistencia indígena y así se suceden las interpretaciones,respondiendo a los diferentes enfoques historiográficos y a los intereses ideológicos y políticos dominantes. La historia es siempre una interpretación desde un presente, como afirmo Benedetto Croce "La Historia siempre es Contemporánea". El historiador es el que ordena, define e interpreta los hechos. En ese sentido la Historia es una disciplina subjetiva ya que el pasado es irrecuperable mas allá del dato o del hecho en sí mismo, todo lo demás es interpretacion. La Historia no se repite pero el hombre siempre se repite a sí mismo, afirmaba Tucídides y tenía razón. La novedad lo aporta la tecno-ciencia pero el resto son las emociones: instintos, deseos y pasiones que se repiten y multiplican en la historia humana: deseo y placer; temor y miedo; ambición y codicia y la infinita ignorancia y el dominante egoísmo. De esa arcilla estamos hechos los humanos, marcados por la tierra pero sin perder la capacidad de mirar hacia arriba. La Historia lo refleja en sentido individual y colectivo. A nivel biográfico hay de todo: héroes, santos y villanos y a nivel colectivo hay épocas, mejores y peores. La Historia es un fluir, como la vida, con un fin incierto y proyectado de acuerdo a nuestras creencias. El poeta lo expresó con aquello de “caminante no hay camino se hace camino al andar..…" o en la definición histórica de identidad como un “ir siendo" en una larga tradición de lenguaje y cultura y de imaginación y razón. El pasado lo interpretamos, el presente lo vivimos y el futuro como un acto de fe y esperanza. El 12 de Octubre es un deslinde o hito entre dos historias:la indígena y la europea y a partir de allí, con toda la habitual violencia de la historia el fecundo mestizaje que define la conquista y hominización de nuestro planeta Tierra, convertido por la progresiva consciencia planetaria en Casa Común de todos los humanos, mas allá de sus diferencias culturales y de sus intereses económicos y políticos.

viernes, 14 de septiembre de 2018

Juan Liscano (1915-2001)


A mi nieto Miguel Ángel Lombardi Vaimberg

Este intelectual venezolano desarrolló una acción cultural relevante y fue poeta y escritor de relieve. Como ensayista se ubicó en la línea del pesimismo histórico desde una perspectiva trágica y dramática de lo humano. Compartió la tesis que el mundo no tiene remedio ni final feliz, empezó la Tierra sin el hombre y terminará sin él, como lo han expresado importantes científicos e intelectuales, pero a pesar de ello, dice Liscano, no podemos evadirnos de la necesidad de buscar un sentido espiritual a nuestra existencia para intentar darle a nuestra vida un sentido trascendente.
Liscano reflexionó sobre la historia y se horrorizó de la misma, como expresión de la maldad y violencia humana.
Historia cainitica, que en nuestra época se expresó en las trágicas sociedades totalitarias nazi-fascista-comunista. Esta concepción totalitaria del Estado y de la Sociedad desde una ideología dominante o verdad única y con un soporte tecnológico avanzado, termino siendo la distopía negadora de todas las utopías de la edad moderna. Cuando la política y la economía; y la ciencia y la tecnología pierden su sentido humano y se niegan a sí mismas. Inhumanas o deshumanizadas nos conducen directamente al reino de la injusticia y de la muerte, en un presentismo suicida de alienación psicológica y cultural. El hombre moderno terminó solo, huérfano de sí mismo y caníbal de la propia especie.
En la tradición occidental: prometeica y fáustica se incurrió en un “delirio yoico” cuya expresión filosófica fue la filosofía de la muerte de Dios y la promesa de la razón tecno-científica de sustituirlo y el propio hombre convertirse en otro dios. Dice Liscano “No somos dueños de nada, ni de nuestro destino ni de nuestra muerte. Estamos pasando y tan sólo gozamos del privilegio de poder pensarnos y poder pensar un sueño confuso de divinidad si la necesitamos… Ya no se trata de salvar al mundo, sino de trascenderlo, de transfigurar su imagen, en el umbral donde la razón insuficiente entrega sus armas especulativas y se emerge en el infierno de la historia”.