sábado, 12 de septiembre de 2020

Maracaibo a pie


(entre 1950 y 1970) con motivo de su 491 aniversario de fundada.

 

Esta es una "visión" muy personal y afectiva de la ciudad de parte de mi infancia y juventud.
Época de prosperidad petrolera y consolidación democrática del país. Maracaibo se definía en el CENTRO, en torno a tres plazas: PLAZA BARALT/PLAZA BOLIVAR/PLAZA URDANETA y los alrededores respectivos. Algunas Iglesias emblemáticas, casi 30 cines en ese pequeño perímetro y la Universidad en La Ciega y el Ferry allí mismo, por donde se "llegaba" a Maracaibo desde el resto del país. De allí esa identidad aldeana e insular que prevalecía en una comunidad urbana fuertemente arraigada en sus tradiciones pero igualmente en su modernidad y dinamismo.
La auto-estima colectiva era alta y el sentido de "comunidad y vecindario" muy fuerte.
Casi todos los días esa parte de la ciudad era "caminada" por la mayoría, por la sencilla razón que casi todo lo necesario e importante para la vida social y económica y política se concentraba allí.
El Maracaibo periférico que se había desarrollado se articulaba en Avenidas (Bella Vista, Milagros, Delicias, La Limpia, Sabaneta, Haticos, 5 de Julio, etc...) y desde algunos sectores más alejados,se mantenía la costumbre de decir, cuando se iba al Centro: "VOY PARA MARACAIBO".
Esta es mi ciudad a pie, época estudiantil y juvenil que viví a plenitud y lleno de entusiasmo y optimismo por la ciudad, el estado y el país.
Con todo esto, la idea que quiero reiterar, es que una ciudad, un país, son tiempos, épocas, pero que el tiempo importante, es siempre el futuro, el por-venir, que es nuestra responsabilidad.