martes, 19 de febrero de 2019

La política como guerra, la guerra como política


Opinando, nadie es inocente, lo sabía descartes: Mi verdad/tú verdad/la verdadera. De allí la importancia de la discusión y la crítica en libertad.
Digo esto, porqué en estos tiempos difíciles y turbulentos, de propaganda y mentiras, muchos se pretenden "puros" sin militancia política e ideológica y cuyos juicios son definitivos e inapelables.
Estamos en "guerra". Desde hace 20 años lo estamos. Prisioneros del discurso del odio y sometidos a la verdad totalitaria única más grave que la propia ruina moral y material padecida.
Hoy, estamos a un paso de nuestra liberación, sin vuelta atrás, si el diablo ayuda a salir de este infierno, bienvenido el diablo. No simpatizo con Trump y creo que con ningún gobernante: pasado/presente/o futuro (me confieso ácrata en esta materia).
Pero en este momento: Trump/Duque/Bolsonaro y quién sea, son bienvenidos si colaboran con nuestra liberación, que es responsabilidad nuestra y llevamos 20 años intentándolo.
No se trata de invasión, que no deseo ni pido, sino de presión (todas las opciones están sobre la mesa) para que el usurpador se vaya y cese la dictadura castro/chavista.
El llamado "chavismo" sólo tiene derecho a participar como corriente política, en la transición democrática, siempre y cuando acepten las reglas de la democracia y sin menoscabo de la aplicación de la justicia a quién corresponda.
No comparto la visión catastrofista y apocalíptica del futuro, ni Vietnam ni Siria, ni otra cuba (la historia, tiempo y lugar siempre son únicos y particulares). Cada tiempo tiene su novedad y su afán, pero hoy es tiempo de liberación, con el que quiera ayudar.
Si Roosevelt/Churchill/y Stalin se aliaron para derrotar el nazi-fascismo, junto a De Gaulle y las resistencias internas de cada país, hoy también nosotros buscamos aliados, internos y externos, para vencer la dictadura y su proyecto hegemónico totalitario.
Cuando hablamos de "guerra" es porqué Chávez así lo quiso y sus partidarios lo asumieron, en el lenguaje y la acción: la política como guerra hoy convertida en guerra como política. Cada quién recoge lo que siembra.

1 comentario: